La Pintura Romana

En la pintura romana va a influir decisivamente el arte griego, ya que ya desde la época de César llegaron pinturas griegas que arrancaban de las paredes y se llevaban a Roma. Ésta es una de las razones por las que apenas se conservan pinturas murales griegas.





Al igual que otras artes, la pintura en Roma tenían una finalidad práctica: decorar las casas y palacios. La condición social del pintor era la de un artesano, aunque los que pintaban sobre tabla tenían mayor prestigio.
La pintura mural se realizaba con la técnica del fresco, aunque también se discute que en algunas ocasiones se utilizaran técnicas mixtas. Para la pintura sobre tabla se utilizaban las técnicas al temple y a la encaústica. La gama de colores era amplia, ya que a la del mundo griego y egipcio se les suman algunos colores más. Destacan el negro, el blanco, el rojo y el amarillo, aunque a veces también se utilizaron verdes, azules y violetas. Se aplicaban mezclados con agua y a veces con cola.


La pintura romana se clasifica en cuatro estilos a partir del siglo XIX y fueron establecido en base a las pinturas conservadas en Pompeya.

Las pinturas de Pompeya son las mejor conservadas ya que en el año 79 d.C. una erupción del Vesubio cubrió toda la ciudad, permitiendo que se conservaran las pinturas (entre otras muchas cosas) como no se han conservado en ninguna otra ciudad. Todas las pinturas de Pompeya se encontraban en Domus.




Estilos de Incrustación



Este estilo de pintura romana se desarrolla desde mediados del s.II a.C. hasta principios del s.I a.C., todavía en época republicana.
Es así llamado porque imita la decoración de mármoles que se aplicaban en época helenística. Es un estilo muy colorista, de aspecto muy suntuoso. El muro suele estar dividido en tres: un zócalo pintado imitando granito, una zona media imitando mármol y un remate a modo de cornisa realizada en estuco.




Estilo Arquitectónico







Se desarrolla durante el s.I a.C, en la época de César. Es llamado estilo arquitectónico porque imita no sólo revestimientos sino también arquitecturas. También es llamado "Estilo de perspectiva arquitectónica" porque busca profundidad y perspectiva. Esto hace que las estancias parezcan más grandes. Se dan frecuentemente las ventanas, tras las que se puede ver edificios, y resulta más teatral, además, aparece el paisaje.
En definitiva se trata de una pintura romana que tiende a la disolución del muro. Es un estilo ya de plena creación romana.



Estilo Mixto u Ornamental




Se dio entre el 27 a.C. hasta la mitad del s.I d.C, es decir, durante la época de Augusto y sus sucesores. Es un estilo mixto porque en cierta manera es una mezcla de los dos anteriores. Es un estilo menos real y más fantástico.
Se caracteriza por la representación de elementos ornamentales muy ligeros, apareciendo también edificios fantásticos, frisos con niños, elementos vegetales muy estilizados, figuritas de animales, de humanos también pero más pequeñas y delicadas, y pequeñas escenas mitológicas. Los colores son muy intensos.
Se dio más en Roma que en Pompeya y destacan las de la Domus Aúrea de Nerón.



Estilo Ilusionista o Escenográfico



Se trata de la pintura que se manifiesta desde la época de Nerón, en la primera mitad del siglo I, hasta el final de este siglo. Toma elementos del segundo y tercer estilo.
Es el estilo más confuso. En él aparecen también escenas mitológicas, históricas, tiene un gran recargamiento decorativo, aparecen cortinajes y telones y cobra mucho desarrollo el paisaje. También aparece en la Domus Aúrea de Nerón y en la casa de los Vetii en Pompeya.
También hay frescos llamados por Vitrubio "Megalográficos", que se dan en el s.I a.C. y parte del I d.C. Representan personajes de tamaño natural que componen escenas. Pueden aparecer aquitecturas para dar un mayor realismo. No hay muchos, pero sí de una gran calidad. Destaca "La villa de los misterios", en Pompeya, de época de Augusto.
Después del s.I d.C. la pintura se limita a grandes masas pictóricas sin delimitar, con búsqueda de efectos claroscuristas con un gran detallismo en las representaciones, pero después se da una reiteración de los estilos pompeyanos. En el s.II encontramos muchos mosaicos y revestimientos de mármol sin compartimentación. En época de Adriano se hacen muchos estucados con pinturas geométricas y vegetales y pinturas con un sentido muy pictórico, con colores más claros y sfumato.

La pintura de caballete y los pequeños frescos también se dan. Los temas se enriquecen: historia, paisajes de distintos tipos, mitología, bodegón, vida cotidiana, animales y el retrato. El retrato se da desde el s.I a.C. pero es en el s.II cuando proliferan. Destacan los del Fayum, unos retratos funerarios en tela o en madera que están realizados con la técnica de la encáustica.
Un buen ejemplo de retrato es "El panadero y su esposa", del s. I en Pompeya.


La Villa de los Misterios

En la actualidad son los restos de lo que fue una villa romana, ubicada aproximadamente a 800 metros en dirección al noroeste de Pompeya. Próxima a ella se encuentra una carretera repleta de monumentos funerarios, es decir de una necrópolis, de igual manera que de las murallas de la ciudad. La Villa de los Misterios, ha sido catalogada como una villa suburbana, que tiene una cercana relación con la ciudad, pero que se encuentra ubicada en las afueras de la misma. En el año 1997, pasó a ser parte del Patrimonio de la Humanidad, en la categoría de áreas arqueológicas de Pompeya, Torre Annunziata y Herculano.
A pesar de quedar cubierta por varios metros de ceniza y de otros materiales volcánicos, sorprendentemente sólo se vio afectada con detalles luego de la erupción del Vesubio en el año 79 d.C., pues en general elementos como sus paredes, los techos, inclusive sus frescos, quedaron prácticamente intactos. La construcción de esta villa, se realizó en el siglo II a. C. al paso del tiempo sufrió distintas modificaciones, incluyendo ampliaciones. La misma se presenta como una construcción, que posee cuatro lados, cercada por medio de una terraza panorámica. Pasó a ser propiedad de nuevas personas luego del terremoto ocurrido en el año 62. Así como cambió de dueños, fue cumpliendo a la vez distintas funciones, pues al comienzo su función era de de vivienda señorial y luego era un establecimiento agrícola.
La composición de la villa, se basaba en una serie de bellos salones, que eran dedicados a las actividades sociales, así como también a actividades de ocio. Una de las partes descubiertas al realizar una excavación en el lugar, fue una prensa de vino, la cual se restauró en el lugar que se ubicaba originalmente. La villa de los misterios, era una más, de las casa que seguían un modelo generalmente de las personas adineradas, pues gran parte de los romanos de la elite, poseían granjas o huertos en zonas cercanas de sus villas, donde tenían áreas para producir vino, aceite de oliva, entre otros productos agrícolas. La manera en que esta villa se integraba al paisaje, era a través de sus grandes pórticos y de galerías que estaban dirigidas hacia jardines colgantes.


Pinchar para verlas ampliadas







  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

0 Response to "La Pintura Romana"

Publicar un comentario en la entrada